domingo, 23 de mayo de 2010

Noche de Latinoamérica, en la Fiesta del Bicentenario

FIESTA DEL BICENTENARIO
OBELISCO, 22 DE MAYO 2010
NOCHE LATINOAMERICANA


La canción latinoamericana reflejó durante mucho tiempo el sentir de cada pueblo. Se la identifica aún con los sentimientos, y como tal, es y ha sido refugio en momentos aciágos, y demostrativa en momentos felices como los que vive, y ha vivido, la "Patria grande". Lleva siempre consigo la celebración y la reflexión, el recuerdo, la denuncia y la esperanza. Y, por todo eso, no podía estar ausente en los festejos del Bicentenario argentino. Los artistas que se sumaron al escenario resumen esa expresión. En una maravillosa sucesión de momentos, cada uno de ellos mostró no sólo su obra, sino que plasmó el amplio espectro musical latinoamericano y el profundo sentimiento que las canciones contienen. El público, de amplia representación, vibró en todo el significado de la palabra. Vibró con las melodías, vibró en sus letras, vibró en el ritmo y el baile, y vibró en la ocasión en que todo ésto sucedía.


A su vez, cada uno de los artistas, y sus acompañantes vibraron en el mismo sentido. Cantaron y contaron todas las historias, que aunque ya conocíamos, sonaban plenas. Hubo momentos para rememorar, para reflexionar, para sentir, y para bailar y festejar.

Vox Dei dió un ejemplo de por qué las buenas canciones son perdurables. "Génesis", "Libros Sapiensales" o "Las guerras" enfervorizaron al público.

Victor Heredia recibió una cálida ovación, a la que respondió con un repertorio inigualable, que dió lugar hasta para recordar a Mercedes Sosa. "Sobreviviendo", "Ahora Coraje", "Ojos de cielo", "Razón de vivir", "Todavía cantamos", "Encuentro en Cajamarca" se oyó en cada una de las gargantas del público: "Que maravilloso coro, el de las voces colectivas de las conciencias!" dijo Victor, realmente emocionado, y agradeciendo la participación increíble del público, que lo tiene como ídolo.

Los Jaivas trajeron el saludo de Chile, y los recuerdos de su largo peregrinaje por el mundo: "La poderosa muerte" (de la poderosa pluma de Neruda), "Mambo de Machaguay", "Pregón para iluminarse", y ese himno universal llamado "Todos juntos", que desató uno de los tantos revoleos de enseñas y baile generalizado.

Sonia Bazanta Vides, más conocida como Toto La Momposina inundó de baile,con vallenatos y cumbia colombiana, a la gran fiesta ya desatada: "Prende la vela", "Mapalé", "Los sabores del porro", "La candela viva", y "El pescador" fueron los títulos de la fiesta.

Uno de los espectadores, cerca de mi, comentó: "Se fué la Negra, pero quedó León!". Estas palabras denotaban el sentimiento de la gente, acerca de uno de los más grandes artistas del país, y del mundo. Empezando por "Malas condiciones", siguiendo con "la mamá de Jimmy" (con Raúl Porcheto), "El ángel de la bicicleta", "Los Orozcos", "Los salieris de Charly", "En el país de la Libertad", o "De igual a igual", fueron perlas de un repertorio inigualable.

Siguiendo con los emblemas, Jaime Roos, iniciando con la colaboración de León Gieco en "Príncipe azul", trajo una recorrida por la idiosincrasia uruguaya, que contiene maravillas como otro himno: "Los olímpicos", y grandes piezas como "Amándote", "Brindis por Pierrot" coro de murga incluido, "Cometa de la Farola", "Tal vez ché ché", "Durazno y convención", "Colombina", y "El hombre de la calle".

Pablo Milanés trajo la dulzura de la poesía y el bronce que representan: junto a León Gieco, cantando "Canción para Carito", he interpretando aquellas viejas composiciones como "Yolanda", "Yo pisaré las calles nuevamente", "Vengo naciendo", "Si ella me faltara alguna vez", "El breve espacio en que no estás", o "De que callada manera" (de otro grande, el recordado Guillén).

Brasil cantó presente con un emblema: Gilberto Gil. Hecha la introducción con León, cantando "Como la Cigarra", el legendario Gilberto recorrió su repertorio: "Is this love" de su disco homenaje a Bob Marley, y "Tempo Rei", "Toda menina", "Soy loco", "Palco", "Vamos fugir", y "Barrocos" impulsaron el baile una vez más, sin importar la hora y el tiempo transcurridos en la velada.

Luego tocó el turno del maravilloso colectivo MUNDO ALAS, ejemplo de integración impulsado por el gran León Gieco.

Gustavo Santaolalla no podía estar ausente, y junto a León interpretaron "Canto en la rama", y "Mañanas campestres", mientras los pintores sin mano empezaban su tarea. Bailarines de tango, emotivas coreografías en sillas de ruedas, y cantantes y guitarristas con capacidades diferentes, que ya son artistas reconocidos por el gran público, como Pancho Chevez, y su poema para el amigo y ángel de la guarda personal, "Beto", o Alejandro Dávio y "Latidos del corazón" la canción que hicieron entre él y León, y que fue el tema principal del film Mundo Alas. "Ay país" (del gran Pancho), "La memoria", "Cinco siglos igual", "Todos los días un poco", "El fantasma de Canterville", "Pensar en nada", y "la Colina de la vida" desfilaron ante un público atento, respetuoso y emocionado, al que poco le importó lo avanzado de la hora, y que agradeció con ovaciones lo que el grupo orientado por Gieco presentó sobre el escenario.

"Solo le pido a dios" marcó el final de una jornada brillante, con todos los intérpretes sobre el escenario, y la gente, unida en una sola voz. Un lujo

Claudio Pantanetti




2 comentarios:

  1. Estando a 2 cuadras, debo decir que el sonido era casi impecable, y se veía muy bien, con el apoyo de las pantallas gigantes. También debo decir que el compromiso de los artistas, fue de la mano con el compromiso de los espectadores. Se bailó, se cantó y se aplaudió con verdadero sentimiento festivo y de unión latinoamericana!!!. el cariño de la gente por los enormes artistas que pasaron esa noche fue realmente conmovedor, pude ver y experimetar bailes, coros, risas y llantos de emoción, acorde con la entrega de cada una de las verdaderas estrellas del canto popular, que poblaron el escenario. Un gran acierto, en todo sentido
    Sin dudas, una verdadera fiesta

    ResponderEliminar
  2. Claudio, realmente estuvo buenísimo, yo estuve solo un ratito porque estaba cansado y queria grabarlo de la tele. Por eso la nota me salio muy pobre.

    ResponderEliminar