jueves, 7 de abril de 2011

U2 en el Estadio Ciudad de La Plata

U2 en el “Estadio Ciudad de La Plata”
Domingo, 3 de abril 2011
Por Pablo Ignatti

La previa fue excelente, no sólo por la impecable perfomance de MUSE, banda que llegó para traer al rock progresivo al siglo XXI. Todo lo que escasea hoy en día MUSE lo tiene: buenas canciones, profundos climas y excelentes intérpretes, quienes rozan el virtuosismo. Y digo no sólo por MUSE, si no porque U2 siempre anda demostrando lo grande que es desde el más mínimo detalle. Ante la lluvia que se hizo presente entre las bandas, del escenario salieron tres sombrillas gigantes y futuristas, que con música clásica triunfalista de fondo, me transportaron al mundo de “Star wars”.

De hecho, el estadio (marco ideal para este concierto), combinado con el escenario de 360°, era un espectáculo sobrecogedor. Al entrar, el público miraba hacia arriba para admirar la obra (una más salida del inagotable cerebro de Bono).

Pero como es obvio decir que la puesta en escena y el sonido de U2 son impecables, no ahondaré en el tema y me abocaré de lleno a lo que los hizo gigantes: su música.

La lluvia, visitante inesperada, hizo que la banda salga a probar sonido con una improvisación de unos minutos que nos dejó maravillados. Ahí Bono saludó al público y la emoción se hizo presente de inmediato. Corte y primer tema: Beautiful day, ideal para contrastar al clima. Bono cantó Rain de The Beatles, para reforzar la idea y de inmediato largaron con el legendario I will follow.

Luego de más de diez años volvieron a tocar temas como Even better than the real thing y Bad, entre otros, para deleite de los fans más entendidos. Especialmente en este último, quedó en evidencia que la voz de Bono estaba impecable, como hacía mucho que no se la oía. Quizás fue esto lo que le permitió cantar temas como Pride (In the name of love) y Miss Sarajevo sin sobresaltos.

La banda se mostró de muy buen ánimo y eso sumó al espectáculo. Así como la presencia de León Gieco, quien cantó Sólo le pido a Dios y se la dedicó a los chicos de Malvinas. Este hecho y escuchar De música ligera antes de que se subieran a tocar, fueron los más emotivos de la noche.

Moment at surrender, del último disco, marcó la despedida junto a un sospechoso: “no se olviden de nosotros” de Bono… ¿por qué lo habrá dicho? Por favor, que vuelvan!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada