jueves, 11 de agosto de 2011

Hilda Lizarazu, presentando sus canciones

Hilda Lizarazu
Boris Club, 10 de agosto 2011

Cuando Hilda anuncio en diciembre pasado sus últimos shows junto a Charly García era inevitable sentir la ausencia de Filosofía barata, o su teatralidad en Pasajera en trance, hasta su soporte cada vez que el maestro se queda corto con su voz. La foto mostrando al estadio cantando "ole ole ole Charli Charli..." e Hilda haciendo reverencias al Maestro. Especulaciones entre los aliados y notas amarillistas en algún medio dudaron de la transparencia de aquella decisión.

Lizarazú comenzó el año, con sus músicos de siempre (Federico Melioli –bajo, arreglos y coros-, Lito Castro –teclados-, Amílcar Vázquez –guitarra y coros- y Claudio Salas –batería-), recorriendo bares porteños, algunas ciudades del interior, una presentación a teatro lleno en el reabierto SHA y ahora un par de nuevas presentaciones en Boris Club en el barrio de Palermo. Canciones claras, una gracia chispeante, una banda que suena muy bien, siempre algunos invitados.



El show en el Teatro SHA fue un extenso repaso de toda su carrera, combinando los folk y mas acústico, con lo rítmico y vibrante. Tuvo invitados en Fernando Samalea y Lito Vitale. Y la amplitud del escenario permitió desplegar su parte actoral, su vestuario y escenografía.

La propuesta de anoche en Boris Club fue más íntima, más coloquial con el público y sin tanto escenario, pero siempre con esa frescura personal de Lizarazú.

El primer set de diez canciones se basó en Hormonal (2007) como Trasmisión y Niebla, un ritmo más calmo, apoyado en los sonidos de Lito Castro desde los teclados. La versión folclórica de La radiante y un viejo tema como Zona roja. Incluyó un "temazo" como Dios y se completó con La calma.

Estando en dos lugares al mismo tiempo, a su vez en Canal á se emite el programa Dos acordes, conducido por Kevin Johansen donde la invitada de esta semana es justamente Hilda Lizarazu quién va repasando su vida, sus primeras influencias musicales a través de su madre, del colegio, canciones, vida, composición.

Para la segunda parte, Hilda presento a través de una anécdota de viajes, contada con mucho humor, su encuentro con Lisandro Aristimuño con quien hicieron dos canciones acústicas que combinaron muy bien sus voces (Me hice cargo de tu luz y Libre amor).

Ya con toda su banda fueron entrando en Futuro perfecto (2010). Creció el lucimiento individual de Amílcar Vázquez en guitarra. Siguió Claudio Salas (hoy bautizado Tecnópolis) aportando variedad desde la batería.

Caracoles, Entre la gente, un rock como Compromiso, Futuro perfecto, Palermo Hollywood, Amapola fueron completando la segunda parte del show, con una versión personal de Buscando un símbolo.

A modo de bises el show tuvo dos covers, Llegará a la par y Hace frío ya. Queda la invitación para un nuevo show el próximo miercoles 17 de agosto y la prometida presencia de Tito Losavio como invitado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario